Cada cultura, cada región del planeta tiene una vestimenta tradicional que ha ido pasando de generación en generación y que nos recuerda nuestro pasado. En Ibiza también hay una tradicional forma de vestir, muy relacionada con los sombreros de paja, las zapatillas de esparto y los mantones de las mujeres. Pero lo que hoy en día conocemos como moda de Ibiza o moda Adlib, fue una maravillosa fusión originada a principios de los años setenta, entre el movimiento hippie y la moda autóctona y los trajes tradicionales ibicencos. Los cortes y los materiales utilizados durante siglos fueron sustituidos por conceptos más ligeros y mejor adaptados a las nuevas tendencias.

Dos personas fueron claves para la creación de la moda Adlib, José Colomar, la persona que acuñó la palabra (viene de la expresión latina «ad libitum«, que significa «libertad«),  y la “princesa” yugoslava Smilja Mihailovitch, embajadora de este nuevo estilo que presentaba una mujer libre, de belleza natural, fresca y auténtica.

Sin tiempo para asimilarlo, la moda ibicenca se esparció por el mundo como un tsunami, inundando con su sencillez y su luminosidad a miles de jóvenes que deseaban desmarcarse de los convencionalismos de la época.

La moda Adlib es en este momento un importante motor económico de la isla, cientos de personas trabajan en el sector y la mayoría de su producción se exporta a países del mundo entero. Y además sigue siendo un referente mundial para aquellos que buscan la libertad y la elegancia en un caluroso día de verano o en un paseo primaveral por la arena de una playa.  

Su lema explica mejor que nadie su filosofía: “viste como quieras pero con estilo”.

error: CONTENIDO PROTEGIDO