Catedral de la cultura rave ibicenca, su historia es un ejemplo de supervivencia y superación en la siempre complicada escena Clubbing ibicenca. Desde su nacimiento en 1999, este pequeño establecimiento pegado a la pista de aterrizaje del aeropuerto, ha conseguido forjarse un nombre en la comunidad underground internacional. La clave de su éxito es su compromiso con el sonido de calidad y por alejarse del marketing y lo accesorio, para centrarse en la generación de energía y la promoción de nuevos talentos.

Su especial ubicación, además de generarle más de un problema, ha conseguido crear una de las imágenes más icónicas de Ibiza. Su cercanía con el aeropuerto hace posible que cuando los aviones de disponen a aterrizar pasen justo por encima de la pista de baile del DC10, mientras los clubbers alzan sus brazos al cielo intentando atrapar las aeronaves con sus dedos.

Si te gusta lo alternativo, si no te apetece seguir los patrones establecidos, si tu playlist está llena de temazos underground, en el DC10 te sentirás como en casa.

error: CONTENIDO PROTEGIDO