Hubo un tiempo en Ibiza, que las noches de luna llena, los tambores retumbaban en el norte desde el atardecer hasta el amanecer del día siguiente. En aquellos años, el epicentro de estas tamboradas era la playa de Benirrás, uno de los destinos favoritos de los hippies de los años 60 y 70. Durante aquella época Benirrás era un territorio cosmopolita donde los ideales de paz y amor cobraban vida.

Con el paso de las décadas aquel espíritu aún resuena en la arena de Benirrás, donde cada domingo se reúnen los amantes de la percusión para celebrar y alimentarse de la energía que desprende una de las mejores puestas de sol de la isla.   

Benirrás se encuentra entre las localidades de Sant Miquel y Sant Joan, durante la semana se trata de una playa familiar en la que además de un sol radiante se puede disfrutar de un mar tranquilo y de aguas transparentes perfectas para la práctica del buceo.

Esta tranquilidad únicamente se rompe los domingos por la tarde, cuando cientos de personas se acercan hasta Benirrás para contemplar la puesta de sol y bailar al ritmo de los tambores. Una visita obligatoria si quieres rememorar la Ibiza hippie  y si quieres publicar en tu instagram uno de los atardeceres más famosos del mundo. 

error: CONTENIDO PROTEGIDO