Si hay un lugar donde puedes ser el Peter Pan de la alta sociedad, ese es Nikki Beach Ibiza.

En este beach club, se respira un ambiente festivo cualquier día de la semana:
Cuerpos esculpidos, chicas guapísimas, todos en bañador, disfrutando de una copa de Belvedere en la piscina o una botella de Dom Perignom en una cama balinesa con preciosas vistas al mar, mientras disfrutas de la música del DJ, el Saxofonista o el espectáculo.

Nikki Beach es un lugar donde ostentar no es un delito y es que el glamour ya lo respiras desde que pasas por la puerta y ves los Lamborghini y los coches de alta gama aparcados en la puerta.

Pero entre la carta del restaurante de Nikki Beach Ibiza, mas allá de la extravagancia o la sofisticación, también podemos encontrar un menú especial, en el que por 50€ por persona podemos disfrutar de un primero, un segundo y un delicioso cocktail.

Nosotros estuvimos disfrutando de una magnífica comida y el trato del equipo es absolutamente atento, amable y profesional.

Un lugar ideal para desconectar y donde siempre puedes ser joven. No es extraño ver a algún «madurito» haciendo de alma de la fiesta, y es que como dice el slogan de Nikki Beach: FOREVER YOUNG.

 

error: CONTENIDO PROTEGIDO