La guía Michelín es popular a nivel mundial por asignar de una a tres “estrellas de la buena mesa” a los establecimientos gastronómicos que, en referencia a distintos parámetros fijados por sus propios jueces, destacan en calidad, creatividad y esmero de sus platos. Durante años ha sido un baremo para designar a los mejores restaurantes de nuestro país, pero en la actualidad no cuenta con tanto prestigio.

La guía Michelín fue creada en el año 1900 por André Michelin y en un primer momento era solo una guía publicitaria, que se regalaba con la compra de neumáticos de la marca. Francia tenía en esa época más de 2400 conductores y la guía tenía información valiosa para los pioneros del automóvil como la lista de los mecánicos, los médicos, planos de algunas ciudades y lista de curiosidades. Sus estrellas fueron consideradas referentes de la mejor gastronomía durante muchos años. La guía Michelin también asigna de uno a cinco cubiertos en función del confort y el servicio con que se sirve a los clientes cuando se trata de un restaurante, o de una a cinco casas por el mismo criterio si se refiere a un hotel.
Pero en los últimos años para muchos más que una forma de destacar los mejores restaurantes se ha convertido en postureo. Una forma de poder hablar de un restaurante en Instagram como publicidad más que un símbolo de la calidad gastronómica.

Todo surge cuando el año pasado se anunció el cierre del restaurante Alborada en La Coruña, del grupo Amicalia, que había abierto en 2006 y que se había convertido en uno de los referentes de la gastronomía en Galicia. Lo curioso es que tal decisión se debía a una estrategia que habían comenzado a aplicar en 2016 cuando ya habían renunciado a la estrella Michelin que les habían otorgado en 2011. La razón es que no querían seguir formando parte de ese firmamento Michelín con tantos restaurantes diversos. Curiosamente a partir de esta decisión han abierto otros restaurantes en Madrid y en Mallorca y su negocio ha ido creciendo, aunque no tengan las estrellas Michelín.

España es el quinto país con más estrellas Michelin del mundo con 174 en total, según un informe elaborado por la escuela de turismo Ostelea, que encabeza Japón. Pero si se analizan con calma los restaurantes que están en la Guía Michelín nos encontramos con establecimientos de gran lujo y prestigio que tienen una sola estrella o ninguna; mientras que a veces locales que solo cuentan con unas pocas mesas en cuanto a montaje y servicio, pero con una cocina distinguida pueden ser poseedoras de varias estrellas. La polémica está servida y cada año son más los restaurantes que renuncian a sus estrellas Michelín y optan por emprender un camino diferente lejos de Instagram, el postureo y las tendencias.

error: CONTENIDO PROTEGIDO