Durante décadas los habitantes de Ibiza han hablado de apariciones de ovnis en la isla. Incluso en los últimos años esta creencia ha ido creciendo en vez de disminuir. Marineros que ven objetos extraños en alta mar, hippies que también contemplan apariciones e incluso los casos de misteriosas apariciones al Padre Palau en Es Vedrà.

Incluso se habla de un extraño triángulo de las Bermudas en el Mediterráneo que estaría situado entre las costas de la localidad de Denia y en Mallorca. El tercer vértice de este curioso triángulo se supone que está en Ibiza, concretamente en el islote de Es Vedrà.

El Ministerio de Defensa desclasificó en 2016 ochenta informes con 1.900 páginas que recogen avistamientos de objetos voladores no identificados desde 1962 a 1995. Cuatro de los expedientes Ovni corresponden a avistamientos producidos en Baleares Estos expedientes demuestran que los sucesos se investigaron por la sección de Inteligencia del Estado Mayor del Ejército, el antiguo Ministerio del Aire, la Comandancia de Balears, los tribunales civiles, la subsecretaría de Aviación Civil e incluso el mando aéreo de combate del Ejército del Aire.

Uno de esos documentos se localiza en  la cercana Formentera ya que se trata de un avistamiento que tuvo lugar en el mar, muy cerca de la isla, en concreto de la zona de La Mola. Un suceso que se registró en 1979 y fue a bordo de un barco desde el que, al parecer, la tripulación vio diferentes luces en el mar y una concatenación de ecos en la pantalla del radar de la citada embarcación.

El misterio de Es Vedrà

Este islote de Es Vedrà está justo enfrente de la bella Cala d’Hort, al suroeste de la isla. Se considera uno de los lugares con más bellos y con más fuerza telúrica del planeta. Incluso el misionero catalán Francisco Palau, fundador de las Carmelitas Misioneras que llegó al islote en busca de apariciones marianas afirmó que había llegado a ver allí apariciones.

El caso Manises

El 11 de noviembre de 1979, un avión comercial con 109 pasajeros a bordo, se dirigía desde Salzburgo hasta Tenerife, con escala en Mallorca. A medio camino, y al pasar por las proximidades de Ibiza, dentro del citado triángulo de las Bermudas, el piloto Francisco Javier Lerdo de Tejada y su tripulación observaron una serie de luces rojas, un OVNI, que se dirigían hacia la propia aeronave.

Para intentar esquivar esas tres extrañas luces el piloto, aumentó la altitud a la altura de Ibiza, pero las luces también se elevaron. Tras pedir información a las torres de control de Madrid y Barcelona, el piloto decidió realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto valenciano de Manises. Un momento después el ovni desapareció. Era la primera vez en la historia que un avión tenía que realizar un aterrizaje de tales características por culpa de un objeto no identificado.
Lo curioso del caso es que el ovni no solo fue visto por la tripulación sino también por los pasajeros y desde la tierra. Un curioso acontecimiento que todavía no ha sido olvidado por los habitantes de la isla.

error: CONTENIDO PROTEGIDO