Ibiza tiene mucha historia a sus espaldas y muchas anécdotas que contar, no es de extrañar que incluso firmas tan importantes como Loewe hayan rendido homenaje a sus años gloriosos con colecciones de moda. Nosotros también le rendiremos nuestro particular homenaje dándoos a conocer su pasado.

En primer lugar, vamos a echar la vista atrás hasta los años 50, una época donde los hijos de las familias adineradas se lanzaron a la carretera en busca de aventuras y nuevas experiencias: fueron conocidos como beats. Estos dieron paso en los 60 a los hippies, un movimiento que alcanzó todo el planeta. Estados Unidos tuvo su San Francisco y España tuvo su Ibiza.

En los años 60, los jóvenes españoles comenzaron a elegir Ibiza casi como un destino de ‘retiro’, un sitio perfecto para hallar el contacto con la naturaleza, la armonía y ese punto ‘místico’ de la isla blanca en un momento en el que el franquismo había suavizado su dureza. Muchos de ellos vivían en comuna en el interior de Ibiza y organizaban mercadillos, que aún se pueden ver. Otras huellas de su paso las encontramos en los murales de Atlantis o en la cala de Punta Galera.
Al final, los hippies popularizaron tanto la isla que muchos de otros jóvenes europeos visita- ban la isla y el turismo acabó poco a poco apartándolos, aunque nunca del todo.

En los 70, Ibiza continuaba enganchada de la esencia hippie lo cual se traduciría en el nuevo estilo característico que adoptaría la isla: la moda Adlib. Este estilo proponía una ropa ligera, amplia y cómoda, con bordados y volantes, pero siempre de riguroso blanco.

El fin del franquismo y la Transición española, las nuevas modas, las discotecas en los 80, los videojuegos… darían más libertad a un país en el que acabaría por aflorar la cultura del clubbing. Esta se manifestó especialmente en Ibiza, que para muchos albergaba ‘las mejores discotecas del mundo’ y entonces comenzó a acoger a muchos visitantes, atraídos por la hospitalidad y el ambiente multicultural de la isla. Uno de los símbolos más representativos de este  momento fue KU, considerada como ‘la discote- ca más bonita del mundo’ para muchos.

Trajo el concepto de beach club y se convirtió en un espacio donde todos podían ir a pasárselo bien durante la ‘época dorada’ de los 80. Otra de las discotecas donde se vivió la cultura club fue Amnesia, contagiada de la música de la movida valenciana, pero Ibiza terminaría espe- cializándose en el house. Finalmente en los 90 esto acabaría muriendo poco a poco y comenzaría el descenso de la movida. Pero la música continuó en Ibiza y siguió creciendo como un icono de la fiesta que atraía más y más artistas. Incluso Lenny Kravitz participó en el Ibiza 123 Rocktronic acompañado de otros DJs, fusionando el rock, el funk o el reggae. Desde entonces, Ibiza ha continuado liderando el sector de la música y la vida nocturna de las discotecas. Cada año se montan fiestas espec- taculares encabezadas con los mejores artistas y nuevo público acaba viniendo, ha- ciendo que la isla siempre esté viva.

 

error: CONTENIDO PROTEGIDO