Se lleva escuchando un tiempo en Ibiza que hay un pequeño restaurante que ofrece una deliciosa cocina de autor y que después de la cena tiene un club, con capacidad limitada y sonido completamente analógico.

¿Analógico? Si, como el de antes. Ese sonido a caja que cruje, y que nos gusta a los mas sibaritas.

Hablamos del Petit Pereyra e Ibiza Club House.

Como buenos audiófilos que somos llevábamos tiempo con ganas de probarlo y encontramos perfecta la ocasión del evento del sello WAX ISGUD capitaneado por los 2Vilas (unos artistas locales, que bajo la escudería Pacha, exponen su música en diferentes partes del mundo)

La noche comenzaba bien: Caras conocidas, un restaurante discreto, con una decoración preciosa, un personal muy atento y unos platos que llamaban la atención solo con verlos.

21366768_1404570642996863_1087476454598799539_o

Tras degustar la curiosa carta, en la que el chef creo sus obras de arte, a modo de gazpacho en cuenco de pan, chuletitas de cordero a la brasa o mouse de chocolate con helado de aceite de oliva y sal… dimos paso al postre: IBIZA CLUB HOUSE.

Nada mas entrar el ambiente era relajado, poca luz y una barra de cocktails con uno de los mejores mojitos que hemos probado en la isla.

Pero yo he venido aquí a hablar de mi libro, así que vamos a lo que vamos: El sonido.

Sin duda espectacular. Algo poco común y es que el sonido analógico es como el jamón de 5 jotas o un buen vino que algunos apreciamos con mucho gusto.

El ritmo de la noche lo marcaron los artistas Carlos Candela y Carlos Angulo con un deep House muy bailongo hasta que llegó el turno del plato fuerte: Los 2Vilas en cabina, en su actitud relajada como siempre y vinilo a vinilo poniendo el club patas arriba.

2vilas

El broche de oro y cierre de la noche fue por parte de Rickzor quien siguió el ritmo marcado por Hector y Carlos (2Vilas)

Como detalle, la mesa, también analógica, la clásica sin faders que solo hay potenciómetros y por supuesto dos platos de la marca technnics. No podían faltar unos clásicos como los 1200 MK2 en semejante selección gourmet.

Custodiando la sala, Juangui y Eric, propietarios del local y del mítico Teatro Pereyra de Ibiza, quienes lucen orgullosos su pequeña joya, todavía un secreto que nosotros por suerte, ya conocemos.

 

 

 

 

 

 

error: CONTENIDO PROTEGIDO