«EL SECRETO MEJOR
GUARDADO DE IBIZA»

Hace miles de años en este lugar existía una próspera ciudad con grandes edificios que hoy en día podemos ver demolidos debido a un gran cataclismo. Todavía se aprecian las caras de sus ciudadanos esculpidas en las rocas. Aquí vivía una princesa llamada Tanit a la que el pueblo adoraba y posteriormente la historia convirtió en su diosa. Los grandes monstruos marinos coexistían junto a la gente pero no se acercaban demasiado a la orilla. Un día llegaron dos enormes masas marinas y otra mas pequeña.

El grande se enamoró de la princesa y quedó completamente inmóvil delante de la ciudad para poder contemplarla a diario hasta que muriera. El pequeño quedó dormido a sus pies hasta su fin. La diosa decidió convertirlos en piedra para así conservar sus cuerpos por el resto de los tiempos. El tercero, que era su madre, se retiró a llorar muy triste hacia alta mar.

Hoy todavía puede verse su cuerpo convertido en roca en la localidad de Calpe en el llamado Peñón de Ifac y los otros dos continúan allí en frente mirando a la princesa, conocidos como Es Vedrá y Es Vedranel. El resto de la ciudad quedó hundida bajo el mar. También para los hippies que llegaron en los años 60 se convirtió en lugar de culto y descanso. Por eso podemos ver sus rocas con figuras esculpidas y la cueva del Buddha situada a mitad de camino en la bajada. Además estos cuentan historias de avistamientos OVNI en la zona. ¿Serían los efectos del LSD o tal vez sea un lugar de encuentros interplanetarios?

Y para los menos creyentes en historias mitológicas, Sa Pedrera (Atlantis) fue una antigua pedriza de la que se extrajo el material para la emblemática muralla de Dalt Vila.

error: CONTENIDO PROTEGIDO